Estructura orgánica de la docencia en el Área

DOCENCIA DEL ESPECIALISTA INTERNO RESIDENTE

INTRODUCCIÓN

Los tres pilares básicos en los que se debe sustentar nuestra formación son la asistencia, la docencia y la investigación. Respecto a la docencia, el aprendizaje continuo es la norma en nuestra profesión, tanto desde la época de residente como durante toda nuestra vida profesional.

Durante el periodo de residencia, la formación tiene una vertiente trasversal, común para todas las especialidades, y cuya base va a ser, entre otros aspectos, el Programa de Formación de Competencias Transversales (PFCT). Actualmente, tras la publicación del Decreto 62/2018, de 6 de marzo, por el que se ordena el sistema de formación sanitaria especializada en Ciencias de la Salud en el Sistema Sanitario Público de Andalucía, serán obligatorios estos cursos transversales de formación común. La relación de módulos incluidos en el Programa de Formación en Competencias Transversales del SSPA es la siguiente:

1. Bioética y profesionalismo. 2. Comunicación asistencial y trabajo en equipo. 3. Metodología de la investigación. 4. Asistencia basada en la evidencia y calidad. (Investigación)

Por otra parte, también tiene una vertiente específica propia para cada especialidad en la que se incluye, tanto el Plan de Formación del Servicio al que se pertenece, como el Plan de Competencias Específicas (PFCE) auspiciado por la Consejería, en el que oferta para especialidades concretas, competencias específicas como Cirugía Laparoscópica y ecocardiografía, entre otras.

En este sentido la Comisión de Docencia (CD) organizará a nivel administrativo, siempre que se disponga de los recursos oportunos, todas las actividades de ambos Planes de Formación (PFCT y PFCE), así como una serie de actividades necesarias para el manejo habitual en Urgencias. Por otra parte, la CD realizará el seguimiento formativo, tanto del programa común como de los específicos, de todos y cada uno de los residentes junto con los Tutores respectivos.

Como hemos indicado, los Cursos de Formación de los EIR tienen como objetivo capacitar a los residentes en competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) que son básicas y esenciales a todas las especialidades (según año de Residencia) y, por otra parte, dar la posibilidad de adquirir otras competencias adicionales en diferentes especialidades.

Por otra parte se encuentran los Cursos habitualmente abiertos tanto a los EIR como a todo el personal del Staff, que irán variando a lo largo de los años en función de las necesidades detectadas y de las solicitudes presentadas. Estos últimos cursos se gestionan desde la Unidad de Formación del hospital, en coordinación con la Comisión de Docencia, y se planifican igualmente actividades formativas para el staff y para los residentes según sus necesidades.

En la actualidad la Formación del EIR incluye, además de los contenidos clásicos, una serie de conocimientos de informática, estadística, metodología, epidemiología, búsqueda bibliográfica, idiomas, ética, relaciones humanas, y un largo etc.. que tendremos que facilitaros en vuestra Formación.

Además de los cursos, otras actividades formativas también se coordinarán desde la Comisión de Docencia: sesiones anatomoclínicas hospitalarias, charlas y conferencias, entre otras.

La Formación del especialista en formación (EIR), y aún más en los que inician su andadura, se debe hacer tanto desde el punto de vista profesional como humano, con el objeto de conseguir ser unos buenos especialistas.

EIR Y ESPECIALIDADES

La Formación MIR, desde los años 70, se ha convertido en el medio de acceder a las distintas especialidades y, aunque tenemos que seguir intentando mejorarla, pensamos que es la mejor manera de conseguir los conocimientos necesarios, tanto prácticos como teóricos, para obtener una especialidad. Además, lo que es una realidad es que ha conseguido situar a nuestro Sistema de Salud en unos elevados estándares de calidad.

La Residencia es un periodo único y fundamental en nuestra trayectoria profesional como médicos. En esta nueva etapa de nuestras vidas tenemos que intentar formarnos desde el punto de vista ético, práctico y teórico. La asistencia es la que nos va a aportar el aspecto práctico y, tanto el estudio continuo como las diversas actividades formativas, nos deben aportar los contenidos teóricos docentes


Fecha de creación de la página: 16/07/2018

Fecha de última actualización: 16/07/2018