El hospital Juan Ramón Jiménez cuenta con una nueva Unidad de Cuidados Intermedios para pacientes semicríticos.

Este dispositivo ha supuesto una inversión superior a los 600.000 euros en obras de remodelación y equipamiento, y conlleva la incorporación de 27 profesionales

El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez abrirá en los próximos días la Unidad de Cuidados Intermedios, un dispositivo de nueva creación que tiene como finalidad atender de manera específica a pacientes de diferentes especialidades (Cardiología, Medicina Interna, Neumología,…) que, sin precisar una asistencia de cuidados intensivos, requieren una monitorización y una estrecha vigilancia superiores a las que se realizan en una planta de hospitalización. La Unidad se encuentra ubicada junto a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

El delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Rafael López, ha visitado hoy la nueva Unidad, acompañado por directivos y profesionales del centro hospitalario, en la cual se han invertido más de 600.000 euros en obras de acondicionamiento y remodelación, adquisición de equipamiento electromédico de última generación y mobiliario clínico. Además, su entrada en funcionamiento supone la incorporación de un total de 27 profesionales (2 médicos intensivistas, 12 enfermeros, 12 auxiliares de enfermería y 1 celador), que se suman a la plantilla del centro hospitalario.

En la unidad de cuidados intermedios o de semicríticos ingresarán aquellos pacientes que, aunque se encuentran fisiológicamente estables, tienen un riesgo potencial de presentar un cuadro clínico que requiera una rápida actuación. Es decir, la gravedad de su situación clínica no precisa el nivel de atención de la UCI, pero sí requiere un control más continuado y cuidados de enfermería más especializados que los habituales en una planta de hospitalización convencional.

La Unidad de Cuidados Intermedios cuenta con una dotación de 10 camas, distribuidas en 5 boxes dobles en torno a un control central y ha sido dotada con tecnología de última generación. Así, cada puesto incorpora una torre suspendida con un sistema de monitorización multiparamétrica, que permite el control permanente de las funciones vitales, y un sistema de vídeo-vigilancia desde el control de enfermería.  Asimismo, se han incorporado un respirador compatible con resonancia magnética, un ecógrafo, un monitor desfibrilador, un electrocardiograma, un dispositivo de ventilación invasiva y un monitor de transporte, que mejorarán también la asistencia en la UCI.

En consonancia con la línea transversal de humanización de las actuaciones del centro hospitalario, esta Unidad incorpora también un entorno amigable gracias a la cesión de fotografías de paisajes naturales del enfermero de UCI y fotógrafo Fran Fernández, que recubren las paredes de las habitaciones.

La Unidad prestará asistencia a cerca de un millar de pacientes anuales con distintas patologías en un entorno multidisciplinar. Los pacientes cardíacos constituyen uno de los grupos más beneficiados de la asistencia en la nueva Unidad, evitándoles un ingreso innecesario en la UCI como viene sucediendo hasta ahora al no disponer de un dispositivo de estas características.

De este modo, en la Unidad de Cuidados Intermedios se atenderán en torno al 80 por ciento de los pacientes con infarto después de realizarle un cateterismo, los tratados de arritmia con una ablación o implantes de dispositivos (desfibriladores/marcapasos), las insuficiencias cardiacas descompensadas graves y los tratamientos percutáneos de la Unidad de Hemodinámica (cierre de circuitos intercardiacos o de orejuela de la aurícula izquierda), entre otros. Así, ingresarán en la UCI Coronaria los casos que revistan mayor complejidad y precisen realmente unos cuidados críticos.

Otro de los grandes grupos lo constituyen los afectados de determinadas patologías respiratorias (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, neumonías graves, aquellos que puedan potencialmente desarrollar insuficiencia respiratoria y requieren observación y/o ventilación no invasiva), así como pacientes de medicina interna que requieran una estrecha vigilancia hasta salir de su cuadro agudo. La Unidad está destinada también a la atención de pacientes de otras especialidades cuya situación clínica lo requiera, entre ellos, postquirúrgicos de complejidad media, cirugía general y digestiva, neurocirugía, cirugía vascular, politraumatizados, onco-hematología, digestivo, endocrino y nefrología, entre otros.

La creación de esta nueva estructura asistencial ha requerido de diversas obras de remodelación previas que han sido ejecutadas en dos fases. La primera de ellas supuso la mejora de la sala de los familiares de la UCI, con el traslado a unas dependencias anexas más amplias y luminosas, con una dotación de aseos y baño asistido en estancias separadas para una mayor comodidad y una nueva sala de información, todo ello mejorando  la confortabilidad de la estancia. La segunda fase supuso la remodelación integral de los espacios que con anterioridad ocupaban la sala de familiares y dependencias diversas para dar lugar a la Unidad de Cuidados Intermedios actual.

Esta iniciativa supone un paso más en la consolidación de nuevos servicios y prestaciones que en los dos últimos años viene realizando el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez para la mejora de la atención sanitaria a la población de Huelva.