El Hospital Juan Ramón Jiménez finaliza el montaje mecánico del nuevo acelerador lineal de radioterapia

Esta actuación, visitada hoy por la delegada de Salud, viene precedida de obras en el búnker y ahora se inicia un periodo de ajustes de varios meses una vez se supere el permiso del Consejo de Seguridad Nuclear

El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez ha finalizado el montaje mecánico del nuevo acelerador lineal de radioterapia, de acuerdo a los plazos previstos dentro del Plan Andaluz de Radioterapia y el convenio con la Fundación Amancio Ortega. Se trata de un acelerador último modelo valorado en dos millones de euros, que permitirá hacer todas las técnicas de tratamiento disponibles en la actualidad. Una vez superado todo el proceso de pruebas necesarias en los próximos meses, se estima que podrá estar tratando a pacientes antes de fin de año.

El montaje del dispositivo, visitado hoy por la delegada territorial de Salud y Familias, Manuela Caro, en compañía del gerente del hospital, José Luis Bonilla, y el jefe del servicio de Radiofísica y Protección Radiológica del centro, Alberto Pérez, coordinador a su vez del Plan Andaluz de Radioterapia, ha venido precedido del desmantelamiento del equipo anterior y la realización de obras de reforma y adaptación del búnker que lo alberga por valor de 240.000 euros, un proceso que se ha ido sucediendo desde el pasado mes de marzo acorde a los previsto. Las obras han consistido en la preparación física para la instalación del nuevo acelerador y la adecuación de sistemas auxiliares, así como actuaciones de confortabilidad en la sala para hacerla más agradable a los pacientes en el marco del Plan de Humanización del centro hospitalario.

Tope de gama e incremento de las prestaciones

El acelerador lineal que está instalándose en el Hospital Juan Ramón Jiménez es tope de gama, puede producir haces de electrones y dos variedades de haces de fotones (con y sin filtro aplanador), e incorpora una mesa robotizada con seis grados de libertad, guiado por infrarrojos y mediante sistemas de imagen avanzados de rayos X que permiten la reconstrucción de un TAC en la posición de tratamiento y sincronizado con la respiración.

Cuando sea puesto en uso, los pacientes se beneficiarán de esta tecnología, que posibilitará realizar por primera vez en Huelva tratamientos de radiocirugía craneal y extracraneal o tratamientos sincronizados con la respiración del paciente.

En el momento actual, una vez concluido el montaje mecánico, es necesario esperar la autorización del Consejo de Seguridad Nuclear. A partir de ese momento, el fabricante realizará los ajustes y las pruebas de funcionamiento necesarias, que se prolongarán durante varias semanas.

Después de superarse las pruebas de aceptación llega uno de los momentos más importantes de la vida de un acelerador, las pruebas de referencia y puesta en marcha, que se extenderán a lo largo de unos tres meses. En ellas, el servicio de Radiofísica del Hospital Juan Ramón Jiménez caracteriza el acelerador lineal con todo detalle, realiza una cuidadosa dosimetría de cada uno de los haces y recopila los datos necesarios con los que alimentar los algoritmos de cálculo de los sistemas informáticos de planificación de tratamientos. Es una fase crucial, exquisitamente cuidada, en la que se realizan verificaciones redundantes para garantizar la idoneidad de las medidas realizadas y asegurar la absoluta exactitud en los futuros tratamientos.

Seguridad

De modo paralelo, mientras se finaliza la caracterización del equipo, se imparte formación específica de uso a todos los profesionales de operación del acelerador (técnicos especialistas en radioterapia y facultativos en radiofísica y oncología radioterápica). Esta formación es obligada a fin de manejar el equipo en condiciones de seguridad y aprovechar al máximo todas sus capacidades. El periodo de formación se extiende alrededor de 3 semanas y, posteriormente, a lo largo del tiempo a medida que se van incorporando nuevas funciones en los tratamientos.

Al concluir, de forma exitosa, todos estos procesos, se supera la inspección de puesta en marcha por parte del Consejo de Seguridad Nuclear, tras la cual se considera que el equipo es apto para su uso clínico con pacientes. Aun así quedarán algunos trámites administrativos derivados del proceso de compra por concurso público antes de que el equipo pase a ser propiedad del hospital y pueda ser utilizado con pacientes.

Mientras se concluye la instalación del nuevo acelerador, el hospital cuenta con otro equipo para tratamientos y, durante todo este proceso, se han tomado las medidas organizativas oportunas para garantizar los tratamientos de los pacientes en la unidad disponible. Estas medidas conllevan la ampliación de turnos y realizar tareas de control de calidad y verificaciones fuera de los horarios destinados a pacientes. Asimismo, se ha contratado a personal adicional (radiofísico, médico, enfermería y dos técnicos) para apoyar en la puesta en marcha del equipamiento y la ampliación de turnos.

Junto a ello, es preciso destacar las actualizaciones de este equipo realizadas en 2017, junto con las inversiones en dosimetría en 2018, que han permitido ir incorporando mejoras clínicas como el hipofraccionamiento moderado o el boost integrado. Con estas técnicas se reduce el número de sesiones que deben recibir los pacientes en su tratamiento, en algunos casos desde 37 sesiones a 20, ganando en comodidad, control de la enfermedad y uso eficiente de la tecnología, que está permitiendo asumir la totalidad de los tratamientos en una sola unidad.

Descripción de todas las actuaciones

En resumen, dentro del Plan Andaluz de Radioterapia y el convenio con la Fundación Amancio Ortega, el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez se está beneficiando de una inversión total de 2.610.000 euros en equipamiento para el tratamiento de los pacientes oncológicos de la provincia de Huelva. A ello se añaden 440.000 euros más, financiados por el Servicio Andaluz de Salud, para la realización de las obras necesarias y adquisición de equipamiento de dosimetría. En concreto, ya se ha actualizado uno de los dos aceleradores existentes, se ha instalado una red de registro de tratamientos de radioterapia y un sistema de planificación centralizado y se está en pleno proceso de sustitución del otro acelerador. En total, 3.050.000 de euros de inversión en el centro hospitalario.