El Hospital Juan Ramón Jiménez implanta una medida adicional de prevención para profesionales contra el Covid-19

El centro ha creado una mascarilla propia destinada a los pacientes hospitalizados o que acuden al centro por una patología diferente para minimizar más el riesgo

El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez ha comenzado a distribuir entre determinados colectivos de usuarios del centro que acuden con una patología no relacionada con el coronavirus Covid-19, un modelo de mascarilla de creación propia como medida adicional de protección para los profesionales, contribuyendo a minimizar aún más el riesgo y disminuir la ansiedad durante la realización del acto asistencial.

La mascarilla, ideada por Enfermería del servicio de Esterilización, ha sido validada y promovida por el servicio de Prevención de Riesgos Laborales del hospital, con destino único y exclusivo a los casos indicados anteriormente. Este servicio ha descartado otras propuestas de fabricación por considerar que no cumplían los requisitos necesarios.

Durante el estado de alerta, a pesar de las peculiaridades de la atención sanitaria, en el hospital se siguen atendiendo a diario un buen número de pacientes en hospitalización, urgencias, consultas, extracciones, etc. en el circuito normal. A todos ellos se les está proporcionando este modelo para que lo lleven puesto mientras son atendidos y actúe como una barrera preventiva adicional para los profesionales mientras prestan la asistencia, aportándoles una mayor tranquilidad y seguridad.

Esto no es aplicable de ninguna manera ni interfiere en ningún caso con el protocolo y las medidas de seguridad establecidas para pacientes y profesionales por el Ministerio de Sanidad en casos de sospecha o confirmación de covid-19. Sólo trata de establecer una barrera más de protección en los casos que no es necesario.

Las mascarillas propias son elaboradas con papel tejido sin tejer, una material habitual en los centros sanitarios para el envoltorio de material quirúrgico y se cortan siguiendo un patrón confeccionado por los profesionales de Esterilización del centro. Se le añaden cintas o gomillas y una tira de hilo de cobre para fijarlo a la nariz. Posteriormente se introducen en un autoclave para someterlas a esterilización por vapor a 120º para cerrar los poros del tejido y garantizar que las gotitas al hablar, toser o estornudar el paciente no traspasan.

Para llevar a la práctica esta iniciativa y hacer posible su elaboración, rápidamente se han sumado para colaborar un grupo de profesionales sanitarios del Hospital Vázquez Díaz, su capellán y dos grupos religiosos de la provincia de Huelva quienes están haciendo la mayor parte del trabajo de forma completamente altruista. En concreto, las Hermanas de Santa Ana y miembros de la iglesia de Jesucristo, quienes en sólo cinco días han preparado un total de 1.500 unidades y continúan en esta labor.

Los materiales necesarios son proporcionados por el centro hospitalario a estas personas voluntarias, que han sido previamente instruidas y cuentan también con un vídeo explicativo paso a paso, a fin de poder preparar la mayor cantidad posible.

Esta actuación se enmarca en el Plan de Medidas de Prevención del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez frente al Covid-19. La dirección del hospital agradece a los profesionales implicados y muy especialmente al voluntariado su entrega y dedicación para el beneficio de todos.