El Hospital Juan Ramón Jiménez sensibiliza a la población onubense para dejar de fumar en el día mundial sin tabaco

La relación entre tabaco y patologías cardíacas centran las actividades este año, con un desayuno cardiosaludable para pacientes y berries para los que dejen de fumar

El Hospital Juan Ramón Jiménez organiza diversas actividades de sensibilización en torno a la celebración del Día Mundial sin Tabaco, con la finalidad de hacer un llamamiento a ciudadanos y pacientes hospitalizados sobre la prioridad de abandonar el tabaquismo, que sigue constituyendo la principal causa prevenible de mortalidad. El consumo de tabaco está relacionado con el desarrollo de múltiples patologías, siendo las enfermedades cardiovasculares, las respiratorias como la EPOC y el cáncer, las que guardan una relación más directa.

Con el lema ‘El tabaco rompe corazones. Elija salud, no tabaco’, la campaña de este año moviliza a los profesionales del centro hospitalario para llamar la atención sobre la relación del tabaquismo con las cardiopatías y otras enfermedades cardiovasculares, entre ellas el accidente cerebrovascular, que constituyen las principales causas de muerte a nivel mundial.

En este mensaje se ha incidido durante toda la mañana en la mesa informativa instalada en las Consultas Externas del Hospital Juan Ramón Jiménez. Los ciudadanos que han acudido al centro han podido realizarse cooximetrías para medir el nivel de monóxido de carbono en el aire espirado, elevado en personas fumadoras y directamente relacionado con la patología cardiovascular. Los fumadores que deciden dejar su cajetilla de cigarrillos han recibido como intercambio un producto marcadamente onubense, las berries de Cuna de Platero, reconocidas por la Fundación Española del Corazón como productos saludables, ideales para fortalecer el corazón y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Una iniciativa en la que se ha querido hacer partícipes también a los pacientes hospitalizados en el centro. De este modo, desde el servicio de Hostelería se ha propiciado que, coincidiendo con esta efeméride, reciban un desayuno especialmente cardiosaludable incorporando aceite virgen de oliva, tomate y fruta, además de la leche y el pan, con la colaboración de Mediterránea.

Los especialistas del servicio de Neumología del centro hospitalario han asesorado en todo momento a los ciudadanos que se han acercado a las mesas, aprovechando para animarles al abandono de este perjudicial hábito y orientándoles hacia los diferentes recursos públicos que tienen a su alcance para la deshabituación. En esta labor han contado también con los enfermeros de la Unidad y los alumnos de la Facultad de Enfermería de la Universidad.

Las personas que desean dejar de fumar deben acudir a su centro de salud donde su médico de familia le aconsejará sobre los pasos a seguir. De manera más específica, los pacientes con problemas respiratorios graves y teniendo en cuenta que muchos de ellos presentan además otras patologías asociadas, se atienden en la consulta de deshabituación de tabaquismo especializada ubicada en el Centro de Especialidades Virgen de la Cinta. En este dispositivo, los neumólogos han atendido desde su puesta en marcha en 2010 más de 2.200 consultas.

En el Hospital Juan Ramón Jiménez se viene haciendo además un especial esfuerzo para diagnosticar el tabaquismo en los pacientes hospitalizados y ofrecerles terapia sustitutiva con nicotina en sus diversos formatos mientras dura la estancia hospitalaria. El objetivo de esta iniciativa es reducir el síndrome de abstinencia que presentan los pacientes durante el ingreso por la adicción al tabaco, haciéndoles más llevadero el tiempo de hospitalización y, lo que es más importante, aprovechar ese momento para comenzar el proceso de deshabituación tabáquica.

En los últimos años se observa una tendencia a la disminución del consumo de tabaco a nivel nacional, habiendo contribuido a ello la prohibición de fumar en los lugares públicos. Con las campañas de promoción se persigue continuar progresando en el abandono de este hábito e incluso evitar que la situación de marcha atrás. De ahí la importancia de continuar difundiendo todos los recursos asistenciales con los que cuentan los fumadores en el sistema sanitario público andaluz para, con el apoyo del personal especializado, poder afrontar este reto. En este sentido, conviene recordar que la Consejería de Salud pone a disposición de toda la población de Andalucía un teléfono gratuito a través de Salud Responde (900 850300) para la ayuda al fumador.