La Junta presenta las medidas de mejora de las condiciones laborales de los profesionales sanitarios

La Delegación de Salud organiza un encuentro dirigido a promover que los especialistas que finalizan su formación se queden en los hospitales y centros de primaria de Huelva

La Delegación Territorial de Salud y Familias ha organizado hoy un encuentro con los especialistas internos residentes (EIR) de último año que están completando su formación en la provincia de Huelva, en el que se les ha presentado el plan de medidas de mejora de las condiciones laborales y estabilización de los profesionales sanitarios impulsado por el nuevo Gobierno andaluz.

Medio centenar de EIR, mayoritariamente médicos, han asistido en el Hospital Juan Ramón Jiménez a esta jornada, presidida por Juan Javier Márquez Cabeza, director general de la Consejería del ramo, junto al gerente del centro, José Luis Bonilla; de los distritos Huelva-Costa y Condado-Campiña, Antonio Ortega, y del Infanta Elena, Carlos Gutiérrez, con la que se persigue que los residentes se queden en los hospitales y centros de atención primaria onubenses una vez concluyan su formación y no se marchen a otras provincias andaluzas o fuera de la comunidad autónoma para el desarrollo de su actividad profesional. Los EIR han estado acompañados por sus tutores y los responsables de las unidades docentes.

La provincia de Huelva, como el resto de Andalucía, sufre una importante necesidad de especialistas, especialmente en las disciplinas de Pediatría y Medicina de Familia, que es aún más acuciante en las zonas rurales o más alejadas de las grandes ciudades. Se estima que el déficit de estos facultativos sea del 2,22% en 2020 y pueda llegar incluso al 12% en 2030 si no se adoptan medidas urgentes.

Según ha explicado el director general, para hacer frente a esta problemática, desde la Junta “se están impulsando actuaciones encaminadas a hacer más atractivas las ofertas de empleo, dar mayor estabilidad a los profesionales y poner fin a la precariedad laboral sufrida en el SAS en los últimos años”.

Entre las principales medidas aprobadas por la Consejería de Salud y Familias se encuentra la realización de contratos de mayor duración. En este sentido, desde el pasado 7 de marzo las nuevas contrataciones a personal del SAS en Andalucía tienen una duración mínima de seis meses, con lo que se eliminan las contrataciones por días o semanas que se venían efectuando de manera generalizada. Existe además el compromiso de que este periodo se eleve a los 12 meses a lo largo del presente año. Se trata de una decisión que beneficia a todas las categorías de la plantilla (médicos de atención primaria, facultativos especialistas, enfermeras, auxiliares o personal de mantenimiento, entre otras).

A partir de ahora se reducirán al mínimo los contratos de corta duración, que únicamente se harán por necesidades específicas del servicio, como por ejemplo vacaciones, bajas por enfermedad o por riesgo para el embarazo, por ausencias reglamentarias o por circunstancias similares.

En esta misma línea, desde la Junta se va a fomentar también la equiparación salarial de los profesionales en Andalucía con los de otras comunidades autónomas, así como la eliminación de la obligatoriedad de la exclusividad.

Este plan de estabilización comprende igualmente que, una vez acabadas las OPE pendientes por parte del SAS, se convoquen concursos de traslado y Ofertas Públicas de Empleo en años alternos.

Otra importante línea de trabajo en la que está inmersa la administración autonómica es un plan para la cobertura de las necesidades de personal que existen en las denominadas zonas de difícil cobertura, que coinciden fundamentalmente con los municipios del ámbito rural. Junto a las medidas anteriormente descritas se pretende que los profesionales que opten por trabajar en estas zonas obtengan mejoras en la puntuación en la bolsa de contratación, a la vez que, en colaboración con los ayuntamientos, se les faciliten viviendas donde residir.

Esta estrategia va encaminada a hacer más atractivas las ofertas laborales para los hospitales y centros de salud que están ubicados en estas demarcaciones, captar nuevos efectivos y fidelizar a sus profesionales.

En este mismo apartado se está contemplando también la posibilidad de ofrecer la jubilización voluntaria flexible que alcanzaría hasta los 70 años, y no a los 65 como sucede hasta ahora.