El Hospital Juan Ramón Jiménez concluye el montaje mecánico del segundo nuevo acelerador lineal de Radioterapia

La Sociedad Europea de Radioterapia acredita con nivel óptimo la seguridad de los tratamientos del primer nuevo equipo que ha beneficiado ya a más de 300 pacientes

El Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez ha concluido el montaje mecánico del segundo nuevo acelerador lineal de radioterapia incorporado en el centro y se encuentra finalizando la instalación del mismo una vez recibida la autorización por parte del Consejo de Seguridad Nuclear, lo cual consolidará el avance en el tratamiento de los pacientes oncológicos de la provincia de Huelva.

La delegada territorial de Salud y Familias, Manuela Caro, ha visitado en compañía del director gerente del hospital, José Luis Bonilla, este nuevo equipo que supone una inversión adicional de 1.100.000 euros a la inversión total de 2.610.000 euros que ya había realizado en el centro la Fundación Amancio Ortega.

La incorporación de este segundo acelerador lineal ha sido posible gracias a las gestiones realizadas por la dirección del centro hospitalario y el Plan Andaluz de Radioterapia, y supondrá la completa renovación de la oferta tecnológica del servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez.

Esto supondrá que el hospital cuente con dos aceleradores gemelos tope de gama, permitiendo duplicar su capacidad de tratamiento, un intercambio fácil de los pacientes entre ambos equipos y minimizar el impacto de las interrupciones por revisiones preventivas de mantenimiento o inevitables averías de las unidades de tratamiento, situando al centro hospitalario en una situación de excelencia tecnológica en radioterapia.

Para ello, se han realizado obras de instalación con un coste superior a 70.000 € en los dos últimos meses, durante los cuales se ha preparado la sala para albergar este equipamiento una vez se desmanteló el anterior. En el momento actual, ha comenzado la última fase de la instalación con el proceso de calibración dosimétrica, las pruebas de aceptación y referencia, así como la inspección de puesta en marcha del Consejo de Seguridad Nuclear para comenzar las sesiones de radioterapia de los pacientes con absoluta precisión y todas las garantías.

Posteriormente, los profesionales realizarán un programa específico de formación con la finalidad de manejar el equipo en condiciones de seguridad y aprovechar al máximo todas sus capacidades para el tratamiento de los pacientes.

Óptimo nivel de seguridad acreditado por la Sociedad Europea

Estas actuaciones están siendo posibles gracias a contar con el nuevo primer acelerador en funcionamiento desde este verano. Más de 300 pacientes han sido tratados en este tiempo, incluyendo desde el primer momento las máximas prestaciones que podía ofrecer, como son, la radioterapia guiada por imagen, técnicas de modulación de intensidad y técnicas de radiocirugía corporal iniciadas en pulmón y próstata. Se mantiene un horario extendido en días laborables y tratamientos los sábados para poder atender a todos los pacientes en plazos óptimos en esa unidad de tratamiento.

Como elemento distintivo de seguridad del paciente, el servicio de Radiofísica del hospital ha sometido de manera voluntaria el proceso de calibración y de tratamientos de modulación de intensidad a una auditoría independiente realizada por la Sociedad Europea de Oncología Radioterápica. Ésta ha consistido en la irradiación de detectores situados en maniquís en condiciones que reproducen el tratamiento con pacientes y sus resultados son auditados de forma independiente en Francia, resultando en un nivel óptimo el proceso de calibración y tratamiento en este equipo del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez.

Las inversiones en el servicio de Oncología Radioterápica del centro en estos dos últimos años han ascendido a un total de 4.220.000 euros para su íntegra renovación. Esto incluye los dos aceleradores aportados por la Fundación y, el resto, financiado por el Servicio Andaluz de Salud para la realización de las obras de adaptación y la incorporación de un sistema de planificación centralizado, una red de registro y verificación y la actualización del equipamiento de dosimetría del centro.