La extensión de Endocrinología del Hospital Juan Ramón Jiménez a los centros de la provincia mejora el acceso a la atención de la diabetes

Un total de 882 pacientes con diabetes tipo 1 se benefician ya del sistema flash en la provincia de Huelva

La extensión del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez a los centros hospitalarios de la provincia de Huelva, con la incorporación de consultas específicas para la atención al paciente con diabetes tipo 1, ha permitido mejorar la accesibilidad de estas personas a los nuevos tratamientos para un mejor control de su enfermedad. Todo ello sin necesidad de desplazarse, al ser atendidos en sus propios hospitales de referencia, Infanta Elena y Riotinto.

Gracias al trabajo conjunto entre los centros hospitalarios, un total de 882 pacientes de la provincia de Huelva se están beneficiando ya del uso de los dispositivos de monitorización intermitentes de glucosa (sistema flash). Esta iniciativa se ha dado a conocer coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Diabetes el próximo domingo, que este año incide con su lema en favorecer el acceso a la atención de la diabetes.

Estos dispositivos están suponiendo un impacto directo en la mejora de la calidad de vida de estos pacientes y la de sus familias, al posibilitar la obtención de una información más completa y continua del nivel de glucosa en sangre a lo largo del día, frente al método anterior de punción capilar.

Esta actuación, contemplada en el Plan Integral de Diabetes de Andalucía, ha supuesto crear en cada uno de los hospitales comarcales una consulta específica para la atención de los pacientes diabéticos tipo 1 de esa zona de influencia, la optimización de su tratamiento y la captación de pacientes sin seguimiento previo por el especialista en Endocrinología y Nutrición. Todo ello, además de la ampliación también de nuevas consultas en el hospital universitario para esta finalidad.

De este modo, son los especialistas del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez los que se desplazan a estos centros una vez en semana, donde atienden esta consulta con el apoyo de una enfermera de Riotinto y otra de Infanta Elena especializadas en educación diabetológica y en el uso de este dispositivo.

Este programa específico se inició a principios de 2020 y, para su puesta en marcha, enfermeros del servicio de Endocrinología y Nutrición del hospital Juan Ramón Jiménez se desplazaron a ambos centros para formar a sus homólogas en cada uno de los hospitales.

Estas enfermeras son las encargadas de realizar la educación diabetológica básica y avanzada y de formar a los pacientes en la utilización del sistema flash, para lo cual cada uno de los hospitales ha creado igualmente una consulta específica de enfermería en diabetes. La implantación de este sistema conlleva un programa de educación enfermera distribuido en varias sesiones formativas, durante las que se implanta el flash y se realiza formación avanzada para el manejo del mismo por parte del paciente.

Estos dispositivos de control, en una primera fase fueron destinados a los menores de 18 años y progresivamente se han ampliado al conjunto de la población adulta con diabetes mellitus tipo 1 -incluida la diabetes pregestacional-, así como la diabetes pancreopriva, la monogénica, fibrosis quística y hemocromatosis.

La extensión de una parte de la cartera de servicios de Endocrinología y Nutrición en los hospitales comarcales permite, en definitiva, que los pacientes diabéticos sean atendidos por profesionales de la propia especialidad, propiciando con ello una cobertura más completa y de mayor calidad a la ciudadanía con este tipo de patologías.

La captación activa de pacientes llevada a cabo conjuntamente por el equipo de profesionales médico y enfermero de todos los centros hospitalarios de la provincia, ha permitido que a día de hoy un total de 660 pacientes del Hospital Juan Ramón Jiménez dispongan del dispositivo, 147 de Infanta Elena y 75 de Riotinto. Esta actuación es uno de objetivos del Plan Integral de Diabetes, la estrategia con que la Consejería de Salud y Familias persigue mejorar el control de esta patología y frenar la aparición de complicaciones, así como mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen a través de una asistencia sanitaria integral, coordinada y adaptada a las situaciones de complejidad que puedan presentarse a lo largo de la vida.